Firman alianza público privada para reducir el uso de leña en Huehuetenango

  • 3
  • May 2, 2014

Unas 286 familias de Malacantancito, Huehuetenango se beneficiarán con la instalación de estufas mejoradas de leña.

Guatemala, 22 de mayo de 2014. Con el apoyo financiero de unos Q360 mil 635 (unos US$45 mil 650), brindado por Jaguar Energy Guatemala, el Ministerio de Energía y Minas (MEM), firmó un convenio público privado para la implementación de estufas en los sectores más desposeídos de Malacatancito, Huehuetenango.

“Usar estufas que requieren menos leña es la alternativa saludable para disminuir entre dos a cuatro toneladas de dióxido de carbono (CO2), por estufa al año”, indicó Edwin Rodas, Viceministro de Energía del MEM, durante la firma del convenio.

Aunque el país ha contribuido con menos de una milésima parte de los gases de efecto invernadero que han provocado el cambio climático,las actividades humanas como el uso doméstico de leña, depredan cerca de 16 millones de toneladas de leña en una extensión territorial superior a la ciudad de Antigua Guatemala al año (unos 78 kilómetros cuadrados).

“Como parte de nuestros proyectos ambientales y sociales decidimos trabajar con el MEM en el desarrollo del programa de estufas mejoradas porque esto se convertirá en un ejemplo para el país en la reducción de emisiones producidas por la quema de leña, de la mano del cuidado de la salud de las familias guatemaltecas”, explicó Ernesto Córdova, Gerente General de Jaguar Energy Guatemala.

La contaminación del aire dentro del hogar ocasiona más de 5 mil muertes al año, gran parte de ellas son mujeres y niños. La convivencia directa con el consumo de leña aumenta un 31% la probabilidad de contraer enfermedades cardíacas o respiratorias. Aspirar ese humo todos los días es proporcional a fumar dos cajetillas de cigarrillos diarios. 

“El municipio cuenta con las condiciones requeridas para obtener un impacto positivo  a corto plazo”, agregó Córdova.

 

Malacatancito, Huehuetenango, fue seleccionado por el MEM y el Instituto Nacional de Bosques (INAB), con el aval de la Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés).

Los últimos estudios realizados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), revelan que entre el 60% y 70% de hogares donde se cocina con leña no cuenta con una chimenea para la extracción del humo y que casi el 20% de las familias en extrema pobreza cocinan en el mismo lugar donde duermen.

El convenio estipula que el apoyo financiero será administrado por Jaguar Energy Guatemala y que las estufas serán instaladas por medio de técnicos especializados que serán contratados por la empresa energética, contando con el soporte científico y social del MEM a través de la Unidad de Cambio Climático (UCC).

Guatemala dispone aún de un alto potencial boscoso que es utilizado principalmente como leña para la cocción de alimentos en un 75% de la población, donde cerca de 2.1 millones de familias lo hacen en fogones abiertos impactando en su salud y en la naturaleza.

Investigaciones del Instituto de Agricultura, Recursos Naturales y Ambiente (IARNA), revelan que la leña consumida en el país procede en un 49% de la recolección en hogares dentro de bosques naturales, un 44% de la silvicultura, un 4% producto de residuos industriales, un 5% de producción del café y un 1% del sobrante de la construcción de viviendas.

El quinto eje de la Política Energética 2013-2027 prioriza la reducción del uso de leña en el país con la meta de llevar estufas ahorradoras a los sectores más pobres, enseñando a las poblaciones rurales a usar la leña de forma adecuada y eficiente.

Junto a esta meta, los objetivos planteados por el MEM son sustituir el uso de leña por otro energético en un 25% de hogares en el país, establecer vínculos con el sector privado para disminuir un 15% el consumo de leña en el sector industrial, e incrementar un 10% de los bosques energéticos del territorio nacional.